Declaración de Cambadu. Sobre el asesinato de un policía en un comercio afiliado – Anmype

Declaración de Cambadu. Sobre el asesinato de un policía en un comercio afiliado

Charla Informativa: Todo lo que necesitas saber sobre Facturación Electrónica
13 julio, 2017
Actualización de los instructivos para el servicio de Solicitud y Descarga de Certificados y la renovación automática de Certificado Común.
19 julio, 2017

 

En estos días la opinión pública ha recibido información de las más diversas fuentes y con los más diversos objetivos, acerca del asalto a un restaurante que le costó la vida a un funcionario policial contratado por nuestro socio. A este respecto, deseamos hacer la siguiente declaración:

  1. Testimoniamos nuestra conmovida solidaridad con los familiares de esta nueva víctima de la violencia delictiva, en este caso un valeroso, digno y humilde funcionario policial salvajemente ultimado mientras procuraba con riesgo de su vida, que el episodio no tuviera un final como el que tuvo. En su nombre, también hacemos llegar nuestros mejores sentimientos hacia todos los que precedieron a esta víctima en la lista de servidores oficiales y privados fallecidos en cumplimiento del deber. Sí, en cumplimiento del deber, así lo entendemos.
  2. También deseamos dar a conocer nuestra solidaridad con el socio afectado, y con todos los socios que han sido asaltados, copados, robados, lesionados e incluso brutalmente asesinados en esta secuela de violencia que venimos denunciando desde hace tantos años y que en los últimos ha llegado a niveles insoportables. Esta solidaridad la hacemos extensiva a todos los comerciantes de cualquier rubro que se arriesgan todos los días para brindar un servicio a la población. Y que la población y las autoridades sepan, que los casos denunciados no son ni remotamente todos los ocurridos.
  3. Aunque radicalmente afiliados a la prescindencia política,  no podemos dejar de señalar nuestra reprobación por haber utilizado un momento tan inoportuno y tan inhumano para que un jerarca criminalice a la víctima y al comerciante al señalar la irregularidad de la contratación del funcionario.
  4. Militaremos con todas nuestras fuerzas contra cualquier intento de impedirnos ejercer nuestra defensa contra la violencia desenfrenada. Si se nos impide el servicio de un “222”, agotaremos recursos para defendernos nosotros y a la población que depende de nuestros servicios. Aunque se nos cierren los caminos, no caeremos en la defensa y justicia por mano propia. Esto no debe terminar en una sociedad encarnizada, ni en una sociedad sometida a obedecer a la violencia criminal.
  5. Entendemos y compartimos la idea de que ningún funcionario policial debe acumular más horas de trabajo de las que aconseja la salud y su propia seguridad. Pero también entendemos la necesidad del policía de llevar más dinero a su hogar de una manera honesta y digna. El policía no debería ser una excepción a la figura tan uruguaya del pluriempleo. Alguna solución tiene que surgir para que ellos tengan los ingresos que necesitan y nosotros la asistencia profesional que requerimos.
  6. Nos duele ver cómo los poderes públicos y las fuerzas políticas, todos ellos, no se dedican a fondo a solucionar el problema de la inseguridad y cómo toda iniciativa se controvierte y se destruye según el color de la fuente que la haya producido. Los comerciantes ya pusimos todas las rejas que pudimos, cámaras de vigilancia, teléfonos de respuesta rápida, mejoramos la iluminación, ahora estamos reduciendo el efectivo, contratamos todos los seguros a nuestro alcance sin conseguir que no pase un mes sin tener que lamentar la pérdida de uno de nosotros o de uno de nuestros guardias de seguridad o de nuestros proveedores, vecinos y clientes.
  7. Este no es el Uruguay que merecemos, ni el que solventamos con nuestros impuestos.

 

Montevideo, jueves 13 de julio de 2017